¡Adiós a Segunda B!

La plantilla y el cuerpo técnico del Elche CF continuaron con la celebración del ascenso a Segunda División. Tras la fiesta en el Martínez Valero del sábado por la noche, tocaba disfrutar junto a todos los ilicitanos en la Plaça de Baix. La expedición franjiverde recorrió el centro de la ciudad en un autobús descapotable hasta llegar al Ayuntamiento, dónde esperaba el alcalde y más miembros de la corporación municipal. Para terminar la fiesta, los jugadores saludaron a los presentes desde el balcón del Consistorio e hicieron una ofrenda floral a la Virgen de la Asunción en la Basílica de Santa María.

La fiesta comenzó a las siete de la tarde con la rúa desde el Hotel Milenio. Los jugadores recorrieron las principales calles del centro de la ciudad. La gente salió a la calle para disfrutar del éxito de los ilicitanos. También muchos vecinos del casco urbano aprovecharon sus balcones para disfrutar desde sus casas de la rúa franjiverde.

Pasadas las ocho de la tarde, el autobús descapotable hizo acto de presencia en la Plaça de Baix, lugar en el que esperaban miles de ilicitanos para celebrar el ascenso. Fueron una constante los cánticos de “Campeones, Campeones” y “Adiós a Segunda B”. Tampoco faltaron los clásicos cánticos acordándose del eterno rival, el Hércules. Además, los jugadores fueron aclamados, sobre todo Nino, Sory Kaba y el técnico Pacheta.

Los futbolista bajaron del autobús descapotable y se dirigieron hasta el Salon de Plenos del Ayuntamiento. El presidente del Elche, Diego Garcia, mostró su felicidad por el ascenso. Nino también tomó la palabra y se emocionó por el objetivo conseguido. El edil de Deportes, Jesús Pareja, y el alcalde, Carlos González, también pronunciaron unas palabras de agradecimiento a la plantilla por el ascenso.

Los jugadores y el cuerpo técnico saludaron desde el balcón del Ayuntamiento a la gente congregada en la Plaça de Baix. Jose Juan, Javi Flores, Sory Kaba y Pacheta, entre otros, se dirigieron a la afición y les agredieron el apoyo.

En torno a las nueve de la noche, la expedición franjiverde abandonó el Consistorio y se marchó hasta la Basílica de Santa María. Allí le hicieron la ofrenda floral a la Patrona, la Virgen de la Asunción, a la que dedicaron el ascenso de categoría.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*