El pregón de Mónica Carrillo se impregna de mensajes como la tolerancia y respeto al medio ambiente

El pregón de Mónica Carrillo ha estado cargado de mensajes para los ciudadanos con el objetivo de hacer de Elche una ciudad acogedora. Nada más llegar al Ayuntamiento, junto con el alcalde Carlos González y Pepe Pérez, edil de Festejos, se dirigió a la Plaza de Baix para saludar a todos los ilicitanos que esperaban con expectación su presencia.

Nada más empezar su discurso hizo gala del ascenso del Elche Club de Fútbol a segunda división, rindiendo homenaje al esfuerzo realizado por el equipo. De hecho, se barajó la propuesta de que fuese Nino, delantero del equipo, el que diese este año el pregón. Carlos González ha expresado su deseo de que esta propuesta se realice el año que viene.

“Somos la suma de muchos pueblos, y ahora nos toca dejar ese legado a quienes vengan. Debemos ser acogedores con aquellos que vienen a sumar. Hablo de la tolerancia, de la mezcla de culturas”. Este es el mensaje que ha lanzado la pregonera sobre la tolerancia que debe impartir en Elche, algo que hay que tener en cuenta con todo lo que está sucediendo con el tema de la inmigración con noticias relacionadas como el Aquarius o las pateras que aparecieron en nuestras costas hace unas semanas.

También nombró la UMH (Universidad Miguel Hernández) y el Aeropuerto de Alicante-Elche, ambas cosas que son muy importantes para la ciudad, aludiendo que hay que desarrollarla y que tanto la universidad como el aeropuerto son piezas clave para conseguir este objetivo.

“Proteger nuestras playas, fauna y flora, que son espectaculares. Hay que contaminar menos y transmitirlo a los más pequeños”. Este fue otro de los llamamientos que hizo la periodista al pueblo ilicitano, ya que el caudal del Río Vinalopó sigue sin pasar por sus mejores momentos y algunas playas no se encuentran en buen estado.

Con todo ello, Mónica Carrillo no ha dudado en confirmar que cuenta maravillas de Elche, su ciudad, allá por donde pasa: “Hablo de tu luz, de tus calles que esconde historias de un pueblo acogedor, de tu clima, de tus fiestas y tus palmeras”, dijo la periodista con orgullo. Incluso afirmó que siempre que visita la ciudad, se marcha contenta porque sabe que volverá.

Todo su pregón se encuentra influenciado por su pasado. Comentó su origen murciano y como sus padres, Jesús y María, se vinieron a Elche para darles un futuro a sus hijos. Recordó sus paseos por la Corredora, las tardes en el parque de tráfico y su instituto Monserrat Roig y las noches de la Nit de l’Albà con su familia.

Tras terminar su discurso, Mónica atendió a este medio de comunicación y comentó que le resultó más difícil prepararse para ello porque tenía muchas vivencias: “Son muchos recuerdos, mucho cariño y orgullo por Elche. Se me llena la boca de ser de aquí y mostrar nuestras bondades”.

Lo más curioso de todo, si uno analiza detenidamente las palabras de la pregonera, se puede atisbar esta cierta influencia literaria de la que estamos hablando. Hubo un momento que dijo “Saben a sal y huelen a mediterráneo”, como en uno de sus microcuentos que suele publicar constantemente en redes sociales, y que tienen mucho éxito. En cuanto a su faceta literaria, ha comentado que está escribiendo su próxima novela y que Elche, junto con sus palmeras y sus fiestas, le sirven como inspiración.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*